Thursday, 31 January 2019

¿Se debe aumentar el salario a los alcaldes? (RAPREY, J)



Se dice que los funcionarios públicos están para servir al pueblo y no para servirse de ellos, pero como se ha evidenciado a lo largo de nuestra historia republicana esto no ha sido así, llegando a la situación en la que hoy en día nos encontramos, con ex presidentes y ministros, alcaldes y demás funcionarios siendo investigados, en varios casos sentenciados por el delito de corrupción; a pesar de que los salarios más altos en el Perú están en el sector público, sin embargo la ambición de querer más hace que se aprovechen de sus cargos para cometer irregularidades.

En el Perú el presidente del Banco Central de Reserva tiene un salario de mensual de S/ 41,600 al igual que el superintendente de la SBS, mientras que los presidentes de otras Superintendencias y entidades públicas están alrededor de S/15,000, así como también los Congresistas de la República. Por otro lado dentro del Poder Ejecutivo el Presidente de la República mensualmente percibe S/15,500 y sus ministros S/30,000, mientras que a nivel regional los Gobernadores perciben alrededor de S/14,000 y en el caso de los alcaldes hay una situación que ha generado debate, debido a la intención por parte del Ejecutivo de incrementar el salario a raíz de las quejas de algunas autoridades municipales.

Pero, ¿será que no es suficiente lo que hoy los alcaldes ganan?, lo cierto es que los alcaldes en el Perú tienen un salario en función a la población bajo su jurisdicción y no en función al presupuesto, es así como en  distritos de mayores ingresos, sus alcaldes obtienen bajos salarios, siendo el caso del distrito cuzqueño de Megantoni (distrito más rico) que tiene ingresos de S/264 millones con una población de 8,365 y el salario del alcalde solo es de S/2,340, mientras que Ate en Lima tiene ingresos de S/255 millones con una población de 645,803 y el salario del alcalde es de S/9,750.

Este caso muestra la inequidad de los salarios para puestos iguales (alcalde distritales), lo que invita a que la corrupción ronde y se instale en esos distritos que tienen grandes ingresos pero con sueldos bajos para sus funcionarios, ya que esto hace poco atractivo ocupar un cargo público y los que lo ocupan, buscan generar ingresos ilícitos adicionales, lo que explica además el nivel de pobreza de estos lugares; pero a pesar que en donde los sueldos son grandes, eso tampoco los libera de la corrupción, ya que es común ver como se sobrevalora una obra o como pagan favores nombrando a funcionarios que no están capacitados para el cargo, lo que hace que al ejercicio de sus funciones los beneficiados solo sean ellos y no la población.

Entonces el tema va más allá de solo aumentar o no el salario a un alcalde, sino que el alcalde verdaderamente quiera servir al pueblo que lo eligió, porque de nada vale que ganen S/10,000 o S/20,000 si la situación va continuar tal como está, más bien se abonaría más dinero a la corrupción. Un mayor salario hace más atractivo un puesto de trabajo, pero el trabajo de alcalde o de otro funcionario público no es un simple trabajo, sino es una gran responsabilidad que más allá de la preparación profesional, el cual es importante así también como  las ganas de servir y trabajar por los fines comunes que persigue la sociedad y el país (crecimiento y desarrollo), trabajo por el cual deberían ser bien remunerados pero que por el momento un aumentó no provocaría los efectos positivos que se espera, si antes no nos liberamos de la corrupción y del centralismo.

No comments:

Post a comment